Internacional

El Propósito y Visión de ICCC

La Visión de la Internacional Cámara de Comercio Cristiano (ICCC) es de servir como un vehículo extendiéndose en los principios de la sabiduría, el amor y la autoridad de Dios al mercado laboral mundial.

iccc-logo1) Punto clave de esta visión es el propósito de desatar a hombres y mujeres de negocio en andar en el Reino de Dios; ayudar a desatar la unción en sus propios negocios y redimir negocios, gente de negocios y fondos para el Señor por la manifestación visible de una caminata invisible de fe.

2) Un Punto clave en la visión es movilizar y hacer redes de contacto entre empresarios, ejecutivos y líderes de gobierno, para ver iniciativas estratégicas globales, con propósito en el Reino de Dios hoy en día.

El Enfoque del Reino de ICCC
El Enfoque del Reino empieza con el hecho de que hay un “Reino de Dios” y de que las tinieblas existen. El Reino de Dios tiene un poder para reinar que es superior en cualquier manera a los principados de las tinieblas. De la misma manera, cuando Dios creó al hombre le dio dominio sobre la tierra. Jesucristo anunciaba su ministerio en la tierra con “El Reino de Dios se ha acercado”. Hay una manera más excelente de hacer las cosas que viene de la perspectiva del Reino de Dios.
Un distintivo significante de ICCC es que el enfoque del Reino es llevado al frente en el mercado, nuestros lugares de negocio, en la formación y en decisiones del gobierno. ICCC opera en la premisa de que hay un contraste único entre la persona que solamente confiesa el cristianismo en el mercado laboral y la persona que realmente trae el reinado del Reino de Dios a su actividad de negocio. Reconociendo que es posible operar en el Reino de Dios en la tierra hoy en día. El Reino puede abrazar todo y debe guiar todas las áreas de nuestras vidas, personales y de negocio
El enfoque del Reino involucra una diferencia en la actitud, el gasto de dinero y la relación con la gente y el poder de un ejecutivo o dueño de un negocio. El enfoque del Reino pone una importancia grande en el papel de la Persona del Espíritu Santo, y también en los dones del Espíritu Santo. Este enfoque es estratégico y se hace la fuerza para guiar y tomar decisiones en el día en día.
Hacerse un embajador genuino del Reino requiere la obediencia necesaria para recibir la autoridad de Dios. La Palabra de Dios revela muy claramente que su bendición está directamente relacionada con operar en obediencia a los principios de Dios